ESPECIFICACIONES TECNICAS

Venta de cajas fuertes en toda España

Venta de cajas fuertes en toda España
Todas nuestras cajas fuertes tienen certificado AENOR

Antes de comprar una caja fuerte lea las nuevas disposiciones del MINISTERIO DEL INTERIOR

A partir del 18 Agosto 2011 segùn Orden INT/317/2011 del Ministerio del Interior los certificados de homologación de las cajas fuertes Grado IV norma 1143-1 exigidos por la POLICIA y GUARDIA CIVIL a JOYERIAS Y TIENDAS DE COMPRO-ORO. No son validos los extendidos por los fabricantes , el admitido es la certificación de producto, y en especial el extendido por AENOR para ver más información hacer clic aquí….AENOR

En dicha Orden INT/317/2011 indican
Cualquier caja fuerte de joyerias y copro oro de las reguladas por la norma UNE-EN 1143-1 grado IV cuyo peso sea inferior a 2.000 Kg., deberá estar anclada con una base de anclaje conforme a la NORMA UNE 108136 ATENCIÓN ¨ las cajas fuertes por debajo de 200 kg. Suelen arrancarlas con facilidad del suelo aun teniendo la base de anclaje ya que tiene una base muy pequeña ya ha ocurrido en varias tiendas compro oro.

¡¡¡MUY IMPORTANTE!!! los certificados de varias firmas de cajas fuertes, venta por catalogo e internet etc...... no cumplen la mayoria la Orden INT/317/2011 el PRODUCTO CERTIFICADO AENOR


Consultar con nuestro asesor de seguridad sobre las normas del Ministerio del Interior

Consultar con nuestro asesor de seguridad sobre las normas del Ministerio del Interior
Consulta por el telefono 608 605 111 o por WhatsApp

Placa certificado AENOR

Placa certificado AENOR
Si la caja fuerte no lleva una placa como esta el certificado es ¡¡¡ falso!!!

Si no tiene la caja fuerte esta placa y Nº de placa ¡¡¡EL CERTIFICADO PUEDE SER FALSO!!!

Si no tiene la caja fuerte esta placa y Nº de placa ¡¡¡EL CERTIFICADO PUEDE SER FALSO!!!
Esta placa debe llevarla en la puerta de la caja fuerte

CAJA FUERTE ESPECIAL PARA JOYERIAS

CAJA FUERTE ESPECIAL PARA JOYERIAS

Cajas fuertes joyerías con certificado AENOR

Cajas fuertes joyerías con certificado AENOR
Servimos cajas fuertes en toda España

MEDIDAS

MEDIDAS

Base de anclaje

Base de anclaje
Si no esta instalada esta base de anclaje la Policia no autoriza la apertura de la joyeria

NOTA IMPORTANTE


La mayoría de los certificados emitidos por un arquitecto o ingeniero son falsos ya que para certificar una base de anclaje según la norma UNE 108136 tienen que desplazarse a ver el suelo de la gasolinera mirar como esta construido y aplicar la construcción adecuada según las diferentes variedades de suelo con arreglo a la norma UNE 108136 hacer un plano en cada caso y firmar dicha obra como ¨obra menor¨. Se esta dando el caso que los certificados que emiten algunos vendedores de cajas fuertes mandan una foto copia del certificado igual a todas las joyerias firmada por un arquitecto el cual no es valido pudiendo el Ministerio del Interior multar a la joyeria y en el caso de la compañía de seguros no cubrir la póliza en caso de robo.

Quiero información ¡¡¡ ahora !!!

Quiero información ¡¡¡ ahora !!!
hacer CLICK en la imagen rellenar el formulario y recibira información de nuestras cajas fuertes para joyerias y tiendas compro oro segun ultima Orden del MINISTERIO DEL INTERIOR

CANAL VIDEOS CAJAS FUERTES

CANAL VIDEOS CAJAS FUERTES
videos cajas fuertes

miércoles, 26 de marzo de 2008

¿QUE NO NOS QUIERAN ENGAÑAR ?

Ya hablamos de las cajas fuertes y sus pequeñas peculiaridades, pero dejamos para este segundo artículo algo muy importante dentro de las cajas fuertes, lo cual nos permite dar una gestión a nuestra caja metálica de protección de dinero. Estos productos son las cerraduras (electrónicas o mecánicas) que deben incorporar nuestras cajas fuertes. La normativa de cajas fuertes dispone que las cajas fuertes de Nivel IV (requisito obligatorio para establecimientos regidos por la ley de seguridad privada) deben incorporar dos cerraduras con un nivel determinado según se exige en la especificación a la hora de ensayar una caja fuerte para su homologación. Las cerraduras que cumplen la norma obligada de Nivel 2 o B poseen los certificados de homologación que otorgan laboratorios homologados de ensayo y certificación (VdS Alemán, CNPP francés, etc. ninguno español por el momento). Estos certificados son indispensables para garantizar que una caja fuerte tenga el nivel de homologación exigido. La ley de seguridad privada exige que una de estas dos cerraduras que incorporan nuestra caja fuerte sea un sistema de retardo de apertura (programado a 10 minutos mínimo). Este retardo debe permanecer activado durante la jornada laboral. Debe estar dotado además de un sistema de cierre (mecánico u electrónico) que permita el bloqueo total e infranqueable de la caja fuerte desde la hora de cierre hasta la primera hora de apertura del siguiente día hábil. Existen sistemas en el mercado que incorporan estos dos dispositivos en un solo sistema (retardo y reloj de bloqueo) y que estando certificados en clase 2 o nivel B cumplen los requisitos de la ley de seguridad privada. Todo ello manteniendo la homologación de la caja y añadiendo una manejabilidad muy fácil e intuitiva para el usuario. Con estas cerraduras es posible gestionar otros elementos de la seguridad del establecimiento (alarma, videocámaras, control sobre personal). Para facilitar las inspecciones policiales y evitar posibles problemas con posibles reclamaciones a nuestros seguros es importante solicitar a nuestro proveedor de caja fuerte o instalador de cerraduras que nos entregue una copia de los certificados de nuestra caja fuerte y además de nuestras cerraduras. Estos certificados deben ser emitidos por laboratorios de ensayo (Applus, Vds, Cnpp etc...) y nunca por el propio fabricante o instalador. Además deben estar dentro del plazo de validez indicado en el propio certificado. Importante resaltar que cada tipo de cerradura posee un certificado específico y que cualquier funcionalidad adicional debe estar sujeta a nueva certificación. Tener la certificación sobre el producto que tenemos en nuestras instalaciones aportará la tranquilidad de tener un producto con garantía de seguridad, cumplimiento de las normas y fiabilidad. No nos dejemos engañar por lo productos de bajo coste sin homologación, a la larga pueden salirnos caros, infórmese bien en que tipo de producto está invirtiendo su dinero.

¿CUIDADO CON LAS CAJAS FUERTES HOMOLOGADAS ?

Muchos de robos producidos en cajas fuertes que teniendo la homologacion 1143-1 grado IV hemos observado que muchas de estas se abren con hachas y mazas en joyerias pertenecen a la marca ARFE.
Dicha caja fuerte hemos de decir que aun teniendo el certificado de homologación nos sorprende que su paredes contengan sencillamente hormigon entre dos chapas de acero con un grosor aprosimademente de 60 mm., cuando un grado IV de la norma 1143-1 equivale a 400 mm. de hormigon armado es necesario vigilar las homologaciones si son verdaremente efectivas ¿ o fabrican otra cosa distinta a lo homologado ? es necesario que la compañias de seguros vigilen estas anomalias ya que causan un trastorno a sus clientes por no verificar la baja calidad, porque la poliza de seguros no cubre muchas veces lo robado cuando fuera de España una caja fuerte que cumpla La Norma 1143-1 EN GRADO IV la aseguran en 500.000 € en efectivo.
En resumen cuidado con esta cajas fuertes, es necesario hacer una verificación y una homologacion ya que han infectado el mercardo de estas cajas fuertes no solo en gasolineras tambien en joyerias, armerias, empresas, particulares etc.

HA SIDO DE LOS GOLPES MAS IMPORTANTES EN EL GREMIO DE LA JOYERIA

El local robado en Princesa se dedica a la «alta joyería»
«Ha sido uno de los golpes más importantes y sustanciosos que se han producido en los últimos diez años en Madrid en el gremio de la joyería», señalaron fuentes cercanas a la investigación del robo en un taller-almacén de joyería situado en la cuarta planta de un edificio de la calle Princesa, próximo a la plaza de España.
El suceso ocurrió durante la madrugada del sábado y, aunque la Policía sigue realizando las correspondientes pesquisas, se calcula que el botín alcanza los cientos de miles de euros. «Los ladrones sabían muy bien dónde iban y lo que había», indican las mismas fuentes. Esta sospecha se fundamenta en el hecho de que este taller-almacén se dedica a la «alta joyería» y que, además, tenían muchísimo material almacenado ante la cercanía de Iberjoya (Salón Internacional de Joyería, Platería, Relojería y Afines), a la que sus dueños pensaban acudir, y que se celebrará en Madrid entre los días 14 y 18 de febrero en los pabellones 8 y 10 de Ifema.
Un «peso pesado»
La presencia de estos joyeros en Iberjoya dice mucho a la hora de calibrar el cuantioso botín del robo. En esta feria se dan cita más de quinientos profesionales del gremio. Pero los propietarios del taller-almacén atracado son, a decir de los especialistas, un «peso pesado» dentro del mundo de la joyería. Los ladrones -ayer todavía se desconocía su identidad y procedencia-, sabían muy bien a lo que iban y, prácticamente, el suculento bocado que se iban a encontrar.
El caso ha pasado a manos del Grupo de Policía Judicial correspondiente aunque agentes de la Policía Científica ya realizaron, en su momento, una investigación ocular en el escenario del robo. Los investigadores apuntan que fueron más de cinco los asaltantes. Se habla también de seis a la vista de los detalles apreciados en el taller-almacén. No se descarta que hubieran sido más de seis.
Lo cierto es que los cacos forzaron la puerta de entrada (recuérdese que no es un local a puerta de calle, sino un negocio en planta de un edificio) y reventaron a base de sopletes y posteriores golpes tres cajas fuertes del establecimiento. Lo que allí se encontraron -ya lo intuían, por otra parte- fueron numerosas y valiosas piezas de «alta joyería», muchas de las cuales iban a exhibirse en Iberjoya.
El empleado, ileso
Los expertos entienden por «alta joyería» todo tipo de objetos (pulseras, sortijas, brazaletes, collares, entre otros) realizados a base de piedras preciosas, oro y platino. La Policía tampoco descarta que los ladrones se llevaran piedras preciosas sin engarzar porque el lugar no sólo es almacén sino también taller.
Para el esclarecimiento del caso también se tendrá en cuenta el testimonio del vigilante que se encontraba en el lugar robado. Por fortuna, este empleado no sufrió daños pero sí fue maniatado y su cabeza cubierta con una chaqueta.
Se investiga, asimismo, si los ladrones accedieron al edificio por el portal o por el garaje. Todo indica que el negocio asaltado debía de tener cámaras de vigilancia pero fuentes policiales han indicado que, con toda seguridad, fueron inutilizadas previamente.
Los propietarios del local prefieren no dar demasiados datos sobre su identidad y su ubicación. Ayer mismo, uno de los empleados mostraba un silencio absoluto, incluso sobre las tareas de reparación de la puerta y las cajas fuertes.
Realizada la correspondiente denuncia de los propietarios en la comisaría del distrito de Moncloa-Aravaca, la investigación también se centra en dar con el paradero de las numerosas piezas sustraídas. ¿Dónde acaban? Dada la experiencia de robos similares, los expertos temen que salgan al extranjero. Así parece ocurrir en la mayoría de los casos porque, además, existen redes especiales y peristas que «dan salida» a todos estos valiosos objetos.
Negocios que se arruinan
El secretario general del Gremio de Joyeros, Armando Rodríguez, ha denunciado, una vez más, lo que considera la «pasividad del Gobierno de la Nación» ante la delincuencia.«Cuando se está tratando de eludir el índice de criminalidad que existe en Madrid no hay más que echarse a la calle para ver lo que está ocurriendo. No se ha modificado la Ley de Enjuiciamiento Criminal y sigue parado el intento de endurecer el Código Penal. Esto no es una urgencia para el Gobierno», añade Rodríguez.
«Nuestro gremio sufre la delincuencia con mayúsculas aunque se oculte. Una delincuencia que deja muertos, heridos, negocios que se arruinan, familias y empleados sin futuro», concluye.

SOLO TRES ASEGURADORAS OFERTAN POLIZAS CONTRA ROBOS EN JOYERIAS

Sólo tres aseguradoras españolas ofertan pólizas contra robos en joyerías
El riesgo de robos en las joyerías españolas es tan alto que sólo tres compañías de seguros suscriben pólizas contra estos delitos y alguna de ellas no cubre las marcas más caras. Según José Pérez de Mezquía, "un buen seguro es el mejor sistema de seguridad", pero las pólizas son muy caras para la mayoría de los comerciantes, ya que no bajan de 9.000 euros al año para una cobertura mínima. El presidente de los joyeros aragoneses recuerda que hay pólizas que sólo protegen totalmente a los establecimientos de los atracos, pero no de los robos, donde la cobertura alcanza únicamente el 10% del valor del material sustraído. En la actualidad, el butrón, el aluzinaje y los robos al descuido son los que más afectan a los joyeros españoles, aunque los atracos son más peligrosos. Además de caro, el sistema de seguros que utilizan las compañías resulta bastante complicado. Los comerciantes tienen que comunicar a las aseguradoras periódicamente qué relojes valiosos han vendido y que otros han adquirido para su venta para que éstos queden incluidos en la póliza. Según explica Pérez de Mezquía, en caso de no hacerlo así, y si se produce un atraco, las unidades que no han sido registradas no están cubiertas por la póliza.

UN GOLPE LIMPIO EN UNA FABRICA DE JOYAS

Un golpe limpio y multimillonario. Unos butroneros robaron el pasado fin de semana 200 millones en alhajas y oro en una fábrica de joyas, situada en el polígono industrial de San Cristóbal de Villaverde, junto a la autovía de Andalucía, según fuentes policiales. La banda practicó dos agujeros y destrozó una puerta blindada hasta alcanzar el tesoro guardado en cuatro cajas de seguridad. Provistos de lanzas térmicas y sierras radiales, los ladrones reventaron las arcones de acero entre la madrugada del viernes al sábado.
Los cacos se apoderaron de centenares de láminas de oro, joyas, alhajas, piedras preciosas y sortijas valoradas en más de 100 millones. Además, desvalijaron todo los encargos de clientes, que se confeccionaban en el taller, valorados en 100 millones de pesetas.
El pasado día 5 de enero, otra joyería de Carabanchel fue forzada por unos butroneros que consiguieron un botín de al menos 100 millones de pesetas. Y el pasado día 2, los delincuentes intentaron otro robo por el procedimiento del agujero en otra relojería. Esta oleada de asaltos y la extorsión sufrida por un joyero de Tetuán han desatado de nuevo las quejas de los joyeros, que reclaman medidas de choque al Gobierno central.
La fábrica de joyas, que ocupa una planta entera de un edificio industrial de Villaverde Alto, está muy disimulada y carece de publicidad exterior. Pero los butroneros conocían a la perfección el enclave y sus medidas de seguridad y emplearon más técnica que violencia en el golpe.
En primer lugar, cortaron varios cables y desconectaron las alarmas. La primera puerta blindada fue reventada con gatos hidráulicos y sopletes. Al franquear ese obstáculo, se encontraron en la recepción de la fábrica.
Luego practicaron un agujero creyendo que llegarían a la cámara donde se hallaban las cajas de seguridad. Se equivocaron con ese boquete y practicaron un segundo butrón hasta llegar al cuarto que buscaban. A continuación, reventaron las cuatro cajas de seguridad y antes de marcharse se llevaron todas las alhajas, joyas y piedras que se manipulaban dentro del taller.
Al día siguiente, el dueño de la fábrica, que prefiere permanecer en el anonimato, descubrió el asalto. «Tengo 16 empleados y no sé qué va a ser del negocio. Se lo han llevado todo, hasta los encargos de los clientes», comenta, apesadumbrado, el empresario. «Después de esto no tienes ganas de seguir adelante y encima los seguros no cubren todo lo robado», añade el hombre que fundó el negocio hace 17 años.
La policía inició inmediatamente las investigaciones para localizar a los ladrones, tarea que se ha visto dificultada porque los butroneros no dejaron ninguna pista fiable e, incluso, se llevaron las herramientas, radiales y sopletes, que utilizaron para acceder a la fábrica. A unos 200 metros de ésta, se halló tirada, entre dos coches, la alarma.
Se sospecha que la banda estaba integrada por cuatro personas. Los investigadores barajan la hipótesis de que los autores del robo sean una banda criminal de kosovares dedicada a actividades ilícitas a gran escala.
Armando Rodríguez, secretario del gremio de Joyeros, Plateros y Relojeros de Madrid, asegura que el año ha empezado mal para su colectivo. «Llevamos varios butrones y ahora mismo, hay un grupo de individuos que van con un mazo dando golpes a cristales y cogiendo el género. Luego salen corriendo en una moto», relata Rodríguez. Los joyeros reclaman, con urgencia, que el Partido Popular lleve a efecto la reforma del Código Penal relativo a los delitos patrimoniales, «que varios políticos nos han prometido antes del verano». «No sé si merece la pena que los joyeros trabajen en estas condiciones. Perdemos dinero y, además, se pierden puestos de trabajo», agregó Rodríguez.
El año pasado, los 1.000 joyeros de la región sufrieron una ola de atracos que les llevó a movilizarse durante varios meses. El sector expresó su indignación con cierres de establecimientos y cuñas en la radio en la que los atracados ofrecían su testimonio. En los últimos cinco años, los joyeros y relojeros denuncian que han sufrido pérdidas por valor de 15.500 millones a causa de los robos y los butrones

EL ROBO DE LA JOYERIA FUE OBRA DE PROFESIONALES



EL ROBO DE LA JOYERÍA DESVALIJADA EN SEVILLA FUE OBRA DE PROFESIONALESUnos ladrones se llevaron al menos 200 millones de pesetas en joyas de un lujoso comercio del centro de Sevilla el pasado domingo mediante un complejo sistema en el que forzaron la entrada a un pasaje, la puerta de una oficina y de ahí practicaron dos butrones para acceder a una zapatería y al sótano de la joyería.
José Antonio Román, dueño de la joyería, dijo hoy que los ladrones perforaron un muro de 40 centímetros de ancho "como si fuese mantequilla".
Román relató a los periodistas que los ladrones llevaron a cabo el robo en la tarde del domingo y tuvieron cerca de seis horas para forzar la entrada a un pasaje comercial y luego la puerta de una oficina, desde la cual practicaron un butrón para acceder a una zapatería y luego otro para llegar al sótano de la joyería.
Aseguró que los ladrones hicieron tres intentos de butrón en su negocio hasta que dieron con el más idóneo, situado en el cuarto de baño, y a través de él se llevaron todo el contenido de la caja fuerte, donde había joyas valoradas al menos en 200 millones de pesetas.
Previamente, los ladrones desconectaron la alarma de la tienda con una empresa de seguridad, para lo cual simplemente cortaron los cables de un cajetín telefónico situado en el exterior del establecimiento.
Tras reventar la caja de seguridad con un soplete, los intrusos trasladaron todas las joyas a la zapatería contigua, donde vaciaron los estuches y debieron llevarse las joyas envueltas en sus propias mantas, según Román.
Saltó la alarma exteriorEl dueño de la joyería relató que la alarma exterior saltó en varias ocasiones debido a los "porrazos" que daban los ladrones en las paredes, pero una pareja de la Policía Local, alertada por una vecina, inspeccionó el lugar y atribuyó el hecho a un fallo del sistema porque los cierres exteriores del comercio, en la calle Rioja, estaban intactos.
Por ello, el dueño de Joyería Román hizo un llamamiento a que la gente "tome conciencia cuando oiga una alarma" porque en su caso "nadie me llamó por teléfono, aunque mi nombre viene en la guía telefónica".
El robo fue descubierto por los empleados en la mañana del lunes, a la hora de abrir el comercio, cuando "vimos cajas tiradas por todas partes y nos quedamos impresionados de lo aparatoso que había sido".
Según la hora a la que quedó cortado el fax, los ladrones entraron en la joyería después de las 14.00 horas del domingo y dispusieron al menos de seis horas para desvalijar la tienda, declaró el propietario.
El dueño del negocio presentó una denuncia en la tarde del lunes en la que asegura que los ladrones reventaron las vitrinas y la caja fuerte con un soplete y se llevaron joyas valoradas inicialmente en unos 200 millones de pesetas, aunque la cifra exacta debe ser fijada por los peritos de la compañía de seguros.